En la AMEP nos dirigimos hacia el desarrollo y perfeccionamiento de la MEDIACIÓN en CHILE.

por Paola Aedo. Presidenta "Asociación Nacional de Mediadores Privados de Chile" A.G. AMEP

por Paola Aedo. Presidenta Asociación Nacional de Mediadores Privados de Chile A.G . AMEP.

No conformes con la precaria calidad y estrategias que se han implementado en Chile bajo la monopolización de la Mediación Familiar en manos de unas pocas “empresas licitadas” a cargo de la Unidad de Mediación del Ministerio de Justicia que los subvenciona y articula, bajo un sistema que fomenta la creación de barreras de entrada a los MEDIADORES PRIVADOS para la prestación de servicios de mediación en materia de “mediación previa obligatoria” en forma “igualitaria” aplicando prácticas predatorias y de “competencia desleal”, y por otra parte, lo disperso y confuso que se encuentra la aplicación de este método alternativo de resolución de conflictos en otras áreas controversiales por parte de distintas entidades públicas, que aplican mediación por personas no aptas ni preparadas para la utilización de la verdadera metodología de la mediación , quienes prácticamente a su libre albedrío, ejecutan en forma precaria e irregular la actividad mediadora  , hemos considerado justificación más que suficiente como gremio para promover entre nuestros asociados la “formación continua” en materia de mediación y leyes que la rigen en sus más diversos ámbitos de aplicación, como así también en otras técnicas alternativas de resolución de conflictos.

El desarrollo y perfeccionamiento que iniciaremos a través de la Asociación Nacional de Mediadores Privados de Chile A.G. AMEP , durante el presente año 2019 apunta también a la creación de una serie de comisiones en las que ya nos encontramos trabajando, entre ellas, las comisiones antimonopolio, difusión y validación de la mediación privada, creación y articulación de redes de apoyo nacional e internacional, presentación de iniciativas o proyectos en materia de resolución alternativa de conflictos a través de fuentes de financiamiento nacional e internacional, bienestar para los asociados y sus respectivas cargas familiares, etc.

Todas las acciones antes señaladas se encuentran dirigidas a promover una “cultura de paz” , en que los conflictos que son inherentes a las relaciones humanas, puedan resolverse de manera pacífica a través del “respeto”, el diálogo , la escucha activa y la colaboración sin ser necesario tener que incurrir en prácticas de carácter confrontacional , intimidantes y/o violentas que es como culturalmente nuestros compatriotas “creen” que son las vías “naturales de resolver conflictos”, “el fuego no se apaga con bencina” y eso es algo que debemos ir corrigiendo y enseñando como profesionales a las personas y a los distintos agentes socializadores de nuestra comunidad.

La mejor manera de prevenir delitos como la violencia intrafamiliar, los femicidios, el bullyng, la desigualdad social, los abusos de poder, etc., es justamente resocializando la forma en que debemos resolver pacíficamente nuestras diferencias, no mirando “al otro como un enemigo si no como un colaborador” para que en conjunto se pueda llegar a “acuerdos” poniendo a través de esta “fórmula” fin a cualquier clase de diferencias o conflictos y ayudando en forma consecuente a mejorar las relaciones entre la partes en disputa , a través del entendimiento mutuo.

Por lo tanto ser Mediador o Mediadora “no es una simple función profesional”, se requiere de mucho bagaje intelectual, del dominio de una serie de conocimientos, técnicas y herramientas , que no se puede éticamente tomar a la ligera, ni mucho menos estandarizar, burocratizar , ni incentivar bonificando acuerdos………., esto va en contra de los principios de voluntariedad de la mediación.

Las personas que van a mediación “son personas” y por lo tanto no se deben tomar como “una causa más”, cada caso es distinto a otro, cada persona experimenta su propia realidad y es sobre esta realidad en particular sobre la cual se debe trabajar, de manera humana y empática como ese “tercer lado” (como lo define William Ury) que ayuda nada más ni nada menos, a que las partes “en conflicto” puedan a través de sí mismos llegar a acuerdos que pongan fin a la disputa que los convoca.

La AMEP se encuentra constituida por decenas de MEDIADORES PRIVADOS.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestra Asociación Gremial está conformada por MEDIADORES PRIVADOS ACREDITADOS POR EL MINISTERIO DE JUSTICIA y que por tanto se encuentran investidos para el ejercicio LEGAL de la profesión.

Desde nuestra constitución en Octubre del año 2018 contamos con socios fundadores quienes asistieron a la asamblea constituyente en la Notaría Zaldivar de Santiago y que provenían desde regiones y de la capital en forma mayoritaria y otros socios que se fueron incorporando paulatinamente.

Así las cosas, mantenemos nuestras “puertas abiertas” para todos aquellos Mediadores Privados en Chile que deseen asociarse para lo cual exigimos:

  • Ser Mediador Privado NO licitado
  • Contar con a lo menos 220 Horas de formación en Mediación
  • Encontrarse ACREDITADOS bajo Número de Registro Único por el Ministerio de Justicia en Chile
  • No contar con Antecedentes Penales
  • Completar TODOS los antecedentes requeridos en FORMULARIO DE SOLICITUD DE INGRESO a la AMEP A.G.

Para ingresar a la AMEP solicita información enviando un correo amepchile@gmail.com

¿Cómo se rige el legítimo cobro de nuestros servicios de mediación privada?

decreto

A través de un Decreto Exento emitido por el Ministerio de Justicia el que se reajusta anualmente, pese a lo anterior, aún nos regimos por el Decreto N° 2641 publicado con fecha 21 de Diciembre de 2017.

El que señala como límite máximo por sesión de mediación la suma de $ 88.645. Cada Mediador Privado es libre de establecer como arancel el valor por la prestación de sus servicios, siempre y cuando no supere el límite antes señalado.

Aquí puedes bajar el Decreto Exento 2641 DECRETO EXENTO 2641 DEL MINISTERIO DE JUSTICIA. ARANCEL MEDIADORES PRIVADOS.

Validar y legitimar la Mediación PRIVADA, es nuestro objetivo.

MEDIADORA

En Chile la mediación privada o particular ha “existido desde los orígenes de la mediación” cuando se incorpora legalmente como método alternativo de resolución de conflictos el año 2005 con la entrada en vigencia de dos leyes de relevancia la ley 19.947 de matrimonio civil que por primera vez introduce la figura del divorcio y posteriormente cuando en octubre del año 2005 se crean los Tribunales de Familia, que es donde cobra mayor relevancia, porque fue el sistema que finalmente logró descongestionar a estos tribunales que abordaron todas las causas que en antaño estaban dispersos en distintos Juzgados de Menores y de Letras.

Es menester señalar que la mediación PRIVADA o pagada se encuentra autorizada por la ley para el pleno ejercicio laboral de Mediadores que se encuentren ACREDITADOS en el registro único del Ministerio de Justicia , conforme los requisitos establecidos según la ley 19.968 artículo 112 que señala:

Artículo 112.- Registro de mediadores. La
mediación que regula el presente Título sólo podrá
ser conducida por las personas inscritas en el
Registro de Mediadores que mantendrá, permanentemente
actualizado, el Ministerio de Justicia a través de
las Secretarías Regionales Ministeriales, con las
formalidades establecidas en el reglamento.
En dicho Registro, deberá individualizarse a
todos los mediadores inscritos y consignarse el
ámbito territorial en que prestarán servicios. Éste
deberá corresponder, a lo más, al territorio
jurisdiccional de una Corte de Apelaciones o de
varias, siempre que se encuentren en una misma región
y a lo menos, a todo el territorio jurisdiccional de
un tribunal de primera instancia con competencia en
asuntos de familia. Además, si corresponde, se
señalará su pertenencia a una institución o persona
jurídica.
El Ministerio de Justicia proporcionará a las
Cortes de Apelaciones la nómina de los mediadores
habilitados en su respectivo territorio
jurisdiccional. Asimismo, deberá mantener en su
página web dicha nómina, la cual deberá ordenar a los
mediadores por comunas y contener los datos básicos
de cada uno de ellos.
Para inscribirse en el Registro de Mediadores se
requiere poseer título profesional de una carrera que
tenga al menos ocho semestres de duración, otorgado
por una institución de educación superior del Estado
o reconocida por éste; acreditar formación
especializada en mediación y en materias de familia o
infancia, impartida por alguna universidad o
instituto que desarrolle docencia, capacitación o
investigación en dichas materias, y no haber sido
condenado por delito que merezca pena aflictiva, por
alguno de los delitos contemplados en los artículos
361 a 375 del Código Penal, ni por actos
constitutivos de violencia intrafamiliar.
Además, deberá disponer de un lugar adecuado
para desarrollar la mediación en cualquier comuna
donde tenga jurisdicción el juzgado ante el cual se
acuerde la respectiva mediación.

Del análisis del artículo precedente se puede inferir con claridad que la ley OBLIGA A MANTENER PERMANENTEMENTE UN REGISTRO ACTUALIZADO al MINISTERIO DE JUSTICIA A TRAVÉS DE SUS SECRETARÍAS REGIONALES MINISTERIALES de los Mediadores VIGENTES y que ésta proporcionará a las Cortes de Apelaciones la nómina de los mediadores habilitados en su respectivo territorio jurisdiccional. Asimismo, es deber de esta cartera ministerial mantener en su página web dicha nómina ACTUALIZADA. situación que como se explicará en un siguiente post NO SE CUMPLE, EN TANTO NO EXISTE SUPERVISIÓN POR PARTE DE LAS SEREMIS DE JUSTICIA DE LOS MEDIADORES QUE “REALMENTE” CUMPLEN CON LOS REQUISITOS DE INSCRIPCIÓN O SE ENCUENTRAN VIGENTES, proporcionando información errónea y desactualizada de la verdadera oferta de mediadores existentes a lo largo del país, lo cual genera GRAVES DAÑOS Y PERJUICIOS ECONÓMICOS Y MORALES A LOS MEDIADORES QUE ENCONTRÁNDOSE VIGENTES ENCUENTRAN UNA BARRERA DE ENTRADA A LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE MEDIACIÓN PRIVADA, YA QUE SE GENERA CONFUSIÓN EN LOS USUARIOS Y TAMBIÉN EN LA DERIVACIÓN DE LOS PROPIOS FUNCIONARIOS DE TRIBUNALES DE FAMILIA.

¿Qué es la AMEP?

cropped-LOGO-AMEP-1.jpg

AMEP  es la abreviación del nombre de la “Asociación Nacional de Mediadores Privados de Chile A.G.”

Somos un Asociación Gremial sin fines de lucro, que aglutina a Mediadores Privados de todo el país.

Nuestra constitución legal se inicia con la celebración de una asamblea constituyente, que tuvo lugar en la ciudad de Santiago el 22 de Octubre de 2018 con un quorúm que abarcó tanto a personas naturales como personas jurídicas de distintas regiones de Chile y cuya tramitación finaliza el 14 de Diciembre de 2018 con nuestra debida publicación en el Diario Oficial de la República de Chile.

Somos la única asociación a nivel país que lograr agrupar al segmento de Mediadores Privados de Chile, con el objetivo fundamental de validar y legitimar la prestación de servicios de mediación familiar PRIVADA a nivel nacional.